viernes, 31 de octubre de 2008

NOCHE BOHEMIA


Organizado por un grupo de amigos de Ciudad Obregón, en conjunto con La casa de la Dirección de Cultura del Municipio de Cajeme, el viernes 26 de septiembre se llevó a cabo en La Peña Cultural un evento artístico un poco inusual, donde convergieron amigos y músicos de la localidad como Gerardo Bórquez, Abel Cuevas, Sergio Mexia, Max Arnold, Gerardo Ávila, Jorge Valenzuela, Ricardo Rodríguez y artistas invitados como Simón Lugo Márquez, Mario Pineda así como parte de los integrantes de las academias “Instinto Danza” y “Santos Ballet”. El principal objetivo fue el apoyar a la joven y talentosa Liliana Ayala en su proyecto de estudio. Liliana se forjó un sueño que poco a poco fue haciéndolo realidad y mediante este evento altruista llamado, Noche Bohemia, logró reunir cierta cantidad de dinero, misma que le ayudó a solventar un poco los gastos para viajar al país de España y continuar sus estudios profesionales.
La programación del evento fue muy equitativa y agradable, su desarrollo logró darnos un ambiente muy solidario y amigable además de darnos la oportunidad de disfrutar diversos estilos de música y canto, todo esto conseguido mediante la versatilidad de sus participantes. Los números musicales se fueron dando muy ordenadamente, cada uno de ellos tuvo un desempeño escénico importante, veraz e incondicional, sin embargo al ballet lo percibí un tanto incómodo en el espacio, la coreografía se vio muy sacrificada, al menos así lo observé, y esto me dio la pauta para pensar que se deben prever, con buen margen de anticipación, ciertas cosas, como realizar ensayos, conocer las circunstancias del lugar y otros factores que pudieran presentarse, claro que surgen imprevistos y en ocasiones son inevitables e inoportunos pues botan en el momento menos indicado, que me imagino que fue lo que les sucedió con el sonido pues la continua presencia de un zumbido influyó desfavorablemente en el ambiente musical.
El programa del evento incluyó un sketch, con cuatro actores en acción, pero esta representación teatral no me satisfizo pues la sentí muy deficiente desde su estructura, misma que se vio reflejada en la actuación de los jóvenes, su expresión corporal me pareció muy pobre y fingida, el conflicto dramático no determinó la progresión de la acción dramática, observé que esta propuesta no logró convencer al público. Las acciones, en la actuación, deben estar cargadas de una intención que sean capaces de estimular a los que la observamos y con ello recibir el mensaje, cosa que en esta ocasión no se dio. Considero que hay que prepararse más ya que este género artístico, requiere de mucha dedicación, esfuerzo, estudio y constante de un constante desarrollo.
Finalmente el platillo fuerte de la noche llegó, la jovencita homenajeada subió al escenario con micrófono en mano, agradeciendo nuestra presencia y muy especialmente la de sus amigos que hicieron posible este significativo evento artístico. Liliana nos regaló preciosas canciones con voz muy natural y agilidad vocal además de muy buena modulación, dicción y fraseo, es además Liliana afinada y tiene personalidad artística. Su presencia escénica es muy agradable y de buena figura, su postura sus desplazamientos y movimientos por el escenario fueron excelentes, buen dominio escénico. Las emociones con Liliana iban en aumento en esa noche bohemia pues le dio un toque de ternura al acercarse a sus padres, al tiempo que interpretaba una canción, y les agradecía por la vida y el apoyo incondicional.
La noche artística llegó a su fin con aplausos, parabienes y los mejores deseos en su nuevo proyecto que con esfuerzo, ilusiones y esperanzas Liliana se forjó un sueño que ha emprendido ya. Felicidades